Home > Física > La Gran Máquina de Dios - Parte III (La gravedad de la Gravedad)

La Gran Máquina de Dios - Parte III (La gravedad de la Gravedad)

June 19th, 2009

Lo que ocurre con la gravedad es grave. Es sabido que utilizando distintos materiales somos capaces de aislarnos de la electricidad, campos eléctricos, campos magnéticos, luz, ondas de radio y radioactividad. Porque no del campo gravitatorio también? La ciencia nunca ha tenido un claro entendimiento de la gravedad y ha sido imposible concebir ni idear el desarrollo de algún material o dispositivo que nos escude de la gravedad. Un invento como éste permitiría a un objeto levitar en el medio del aire simplemente insertando este escudo gravitatorio entre el objeto y el piso. Si la fuerza de atracción de la gravedad no puede pasar el escudo gravitatorio para alcanzar al objeto, entonces cualquier objeto sobre el escudo flotaría y no sería empujado hacia abajo. Sin embargo hasta ahora esto no se ha podido lograr.

 

Veamos un poco de historia:

 

Claudio Ptolomeo, (90-168 DC) basado en la gran cantidad de datos existentes en la época sobre el movimiento de los planetas fue el primero en construir un modelo geométrico que explicase las  posiciones de los planetas en el pasado y capaz de predecir sus posiciones futuras. Su modelo geocéntrico del Universo consideraba que la Tierra estaba inmóvil y ocupaba el centro del Universo, y que el Sol, la Luna, los planetas y las estrellas, giraban a su alrededor. Sus teorías y explicaciones astronómicas dominaron el pensamiento científico por 1400 años hasta el siglo XVI.

 

 

Nicolás Copérnico (1473–1543) fue el astrónomo que formuló la primera teoría heliocéntrica del Sistema Solar. Su libro, “De revolutionibus  orbium coelestium” (de las revoluciones de las esferas celestes), es usualmente concebido como el punto inicial o fundador de la astronomía moderna, además de ser una pieza clave en lo que se llamó la Revolución Científica en la época del Renacimiento. Copérnico pasó cerca de veinticinco años trabajando en el desarrollo de su modelo heliocéntrico del universo. En aquella época resultó difícil que los científicos lo aceptaran, ya que suponía una auténtica revolución.

La ruptura básica que representaba para la ideología religiosa medieval, la sustitución de un cosmos cerrado y jerarquizado, con el hombre como centro, por un universo homogéneo e infinito, situado alrededor del Sol, hizo dudar a Copérnico de publicar su obra, siendo consciente de que aquello le podía acarrear problemas con la Iglesia; desafortunadamente, a causa de una enfermedad que le produjo la muerte, no alcanzó a verla publicada.

Johannes Kepler (1571-1630), un copernicano convencido, basado en las observaciones astronómicas de la época formuló una descripción matemática formal muy precisa de las órbitas de los planetas y las lunas. A pesar de este gran logro de Kepler, sus leyes sólo nos dan una descripción matemática del movimiento de los planetas sin explicar el porqué y el cómo este movimiento ocurre. En esencia las leyes de Kepler describen sólo la geometría del movimiento de los planetas pero no la razón física de esta geometría

 

 

 

 

Descartes, Newton y más tarde Einstein han propuesto sus respectivas teorías para explicar estos efectos. Descartes imaginó a los planetas arrastrados por un material invisible, conocido como Éter, debido a torbellinos del Sol. Asimismo el torbellino de los Planetas arrastraba a los satélites. Sin embargo los movimientos de los cometas dirigidos en todas direcciones aniquilaron esta teoría. Newton introduciendo una fuerza de atracción que emana de la materia que no se sabe porqué o como se produce y más tarde Einstein introduciendo la idea de que la masa de los planetas produce una deformación de la geometría del continuo espacio-tiempo de 4 dimensiones de manera que el propio espacio es el que nos empuja hacia el suelo.

Con estos modelos cambian las preguntas, pero en definitiva no se resuelve ni el cómo ni el porqué.

Debido a la discrepancia existente entre la teoría y las observaciones astronómicas recientes (ver materia oscura en la parte I) están apareciendo nuevas teorías gravitatorias como la de la Gravedad Variable, la de la Expansión Atómica o la del Campo Punto Cero entre otras, que analizaremos más adelante.

 

Recomiendo ver los siguientes videos que profundizan los temas aquí tratados.

 

Continuará…..

(en el próximo post me ocupare de la Teoría de Newton y los problemas que esta teoría presenta)


Física , , , , , , , ,

Comments are closed.